ACCIONES DEL MAESTRO PARA PROPICIAR LA RELACIÓN TEÓRICO PRÁCTICO EN EL DESARROLLO DE LAS ACTIVIDADES PEDAGÓGICAS Y CURRICULARES

    La educación es un proceso en el que maestro se convirtió en el orientador y acompañante del aprendizaje de los estudiantes es importante que esté busque elementos y herramientas que permiten obtener una motivación y se genere un interés en la adquisición de un conocimiento más puro y útil.

    Es por ello, que en la actualidad como sujeto facilitador del aprendizaje debe partir de las problemáticas que aquejan al estudiante, tratando de buscarles solución para que así se genere un mejor conocimiento. Es importante, por tanto, abordar las cuatro habilidades comunicativas en que son hablar, escuchar, leer y escribir necesarias para enriquecer los procesos académicos de los estudiantes.

    Según Daniel (Barcelona, 2.006) la lectura “es un instrumento que facilita el aprendizaje, se adquieren conocimientos sobre un tema en específico, pero lo más importante se desarrollan habilidades como la reflexión, la crítica y la conciencia”. En ese mismo orden Isabel Solé considera que “leer es un proceso en el que el lector interpreta el lenguaje escrito y para ello necesita analizar y examinar el textoy lograr su objetivo que es ampliar sus conocimientos”.Leer es un proceso en el que se interpretan una serie de códigos y letras que entrelazados nos dan a conocer y descubrir un mundo de conocimientos y saberes que ayudan a comprender el contexto u otra serie de situaciones que ocurren o que simplemente surgen del amplio y creativo cerebro del ser humano.

    Por otra parte, Chadwick y Condemarin (1.986) afirman que escribir “es la trascripción no visual ni auditiva de una serie de códigos que se crean en el cerebro del niño”. Además, Piaget (1.980) asegura que “la escritura es un medio de comunicación primitivo y diferenciador a todas las culturas”. La escritura es un proceso en el que la imaginación juega un papel importante debido a que el niño debe aprender una serie de códigos que ayuden en su proceso escritural y a interpretar mejor cada código.

    La lectura y la escritura son dos procesos que se complementan debido que para leer es importante aprender los códigos que ayudan a descifrar el significado de las palabras y así obtener un conocimiento oportuno y significativo de acuerdo a los códigos.

    Ahora bien, teniendo claro estos dos conceptos es importante abordar estrategias que ayuden a aumentar el gusto y el amor por aprender y crear conocimiento. ¿Y Cómo es posible motivar a estas actividades? Todo inicia desde el hogar donde los padres son quienes deben tener hábitos de lectura con sus hijos desde pequeños, buscar espacios de inmersión y construcción de historias que nutran su creatividad e incentiven la imaginación, es ahí donde aparecen los gráficos o elementos visuales que ayudan al niño a construir y decodificar el mundo de las grafías. Así como afirman Ferreiro y Teberosky (2.001) quienes consideran que la escritura y la lectura son procesos sociales en el que el niño ve la necesidad de aprender y lo hace de forma natural incluso sin necesidad de ir al entorno escolar.

    Sin embargo, a pesar de esto el docente debe buscar elementos llamativos para narrar y contar historias que permitan centrar y mantener el interés del niño por aprender y así decodificar estos códigos, leer en el aula debe convertirse en un espacio donde se construya junto con el niño un mundo de conocimientos y saberes en donde intervenga la imaginación y la creatividad, mas que leer el docente debe narrar, actuar de tal manera que el espacio escolar sea el escenario o lugar donde se lleve a cabo un conjunto de historias. Es por ello que para Larrosa (2.003)“No hay comprensión posible para el hombre sin imaginación. La imaginación era la facultad mediadora entre lo sensible y lo intangible, entre la forma y el intelecto, entre lo objetivo y lo subjetivo, entre lo corporal y lo incorporal, entre lo exterior y lo interior”.

    Es esencial que el currículo contenga elementos que orienten a la practica de la lectura como un mundo en el que se explora y se aborda el conocimiento de una forma más pedagógica, también esté debe ser trasversal permitiendo que el gusto y amor por la lectura se plantea desde las diferentes áreas del conocimiento, así como la escritura que es la capacidad de plasmar en códigos y letras una gran cantidad de experiencia y momentos que salen de la imaginación y el pensamiento.

    Para finalizar, las acciones que empleen los docentes para generar hábitos que lleven a una mejor lectura y escritura son todas aquellas que conlleven a motivar y hacer que la imaginación vibre cuando se narre una historia en el que el niño intervenga de una forma totalmente activa en cada uno de los momentos propiciando así que mediante los sucesos personales el pueda construirla y modificarla.

    CAROLINA FLÓREZ
    Docente 

    aula virtual

    galeria

    publicaciones

    juegos