EPISTEMOLOGÍA Y EDUCACIÓN

    El maestro del siglo XXI es un formador de ciudadanos, capaz de leer los contextos que le rodean y de responder a los retos de hoy; es un facilitador que domina su conocimiento y que a través de metodologías activas ofrece las herramientas necesarias para que los estudiantes comprendan el mundo y lo vean desde diferentes puntos de vista y aprendan a vivir con los demás y sean productivos.

    La educación actual es consciente de las necesidades y de las exigencias que tienen en los procesos educativos conforme a su visión institucional. En esa medida todos los proyectos de mejoramiento de la calidad están encaminados a fortalecer las instituciones, los equipos de trabajo y liderazgo que contribuyan al desarrollo profesional, creando enormes resultados con profesionales comprometidos; por consiguiente la educación debe servir para eliminar barreras que impidan participar de los progresos de la humanidad, es estar con la plena seguridad de que hay maestros con excelentes capacidades y conscientes de su papel de su papel transformador y modernizante, proporcionando de manera adecuada las herramientas útiles y necesarias para asumir los desafíos que el mundo de hoy exigen, con el fin de enfrentar el desarrollo.


    Por consiguiente el maestro que necesita Colombia hoy, es un maestro capaz de convertirse en un líder, en un mediador entre la comunidad y el conocimiento y que por lo tanto debe ser ejemplo ante sus alumnos y ante la sociedad de buen ciudadano; respetuoso de la ley, de amplias convicciones democráticas y dotado de actitud, conocimientos y pautas necesarias para superar cualquier esquema centrado en la educación dadora de información y de memorias, que permitan encaminar a los estudiantes a los nuevos modelos de competencias del desarrollo, partiendo del trabajo decidido y protagónico de cada maestro.

    De igual formar no se pueden transformar las prácticas educativas y garantizar con ello que los estudiantes sepan lo que deben saber sin la ayuda de las instituciones educativas y la activa presencia de los educadores. Por lo tanto, los maestros han desempeñado un papel esencial donde históricamente se ha ganado un lugar en el que han sido facilitadores de la construcción de conocimientos y mediadores en la consolidación de las relaciones de la época actual donde están presentes las exigencias de la globalización, preocupándose por generar una actitud frente la amplia necesidad de aprender y que propicien las competencias esenciales para enfrentar al mundo práctico.

    Por ende, uno de los propósitos centrales de la educación es dar respuesta a las necesidades de cobertura y calidad que requiere la educación del país para alcanzar mejores condiciones de desarrollo social, económico y mejorar la calidad de vida de la comunidad educativa y de los colombianos, propósitos que obligan a una gestión eficiente y eficaz, en la que los directivos docentes y los maestros cumplen un papel fundamental, teniendo en cuenta los requerimientos de diversas competencias para solucionar con creatividad los primeros y participar así en la solución de los segundos. El maestro y sus habilidades, demandas y exigencias son necesarias para señalar un conjunto de acciones, a veces imperceptibles y fundamentales para la dinámica escolar.

    ESCRITO ELABORADO POR:Leidy Marcela Pineda Jimenez. (Maestra en formación nivel 02. Programa de Formación Complementaria Fundación Escuela Normal Superior “La Merced”)

    aula virtual

    galeria

    publicaciones

    juegos