El maestro del siglo XXI es un formador de ciudadanos, capaz de leer los contextos que le rodean y de responder a los retos de hoy; es un facilitador que domina su conocimiento y que a través de metodologías activas ofrece las herramientas necesarias para que los estudiantes comprendan el mundo y lo vean desde diferentes puntos de vista y aprendan a vivir con los demás y sean productivos.

    La educación actual es consciente de las necesidades y de las exigencias que tienen en los procesos educativos conforme a su visión institucional. En esa medida todos los proyectos de mejoramiento de la calidad están encaminados a fortalecer las instituciones, los equipos de trabajo y liderazgo que contribuyan al desarrollo profesional, creando enormes resultados con profesionales comprometidos; por consiguiente la educación debe servir para eliminar barreras que impidan participar de los progresos de la humanidad, es estar con la plena seguridad de que hay maestros con excelentes capacidades y conscientes de su papel de su papel transformador y modernizante, proporcionando de manera adecuada las herramientas útiles y necesarias para asumir los desafíos que el mundo de hoy exigen, con el fin de enfrentar el desarrollo.

    Actualmente en el país se trabaja para construir un punto de encuentro claro entre investigación y pedagogía, donde la iniciativa busca satisfacer la necesidad de intercambiar conceptos y contenidos y de esta manera poder trabajar conjuntamente en la labor educativa. Pero, ¿por qué se habla de investigación y pedagogía como un conjunto? Para poder entender primero hay que tratar de comprender estos dos referentes conceptuales.

    La Investigación teóricamente se concibe como toda aquella actividad humana orientada a la obtención de nuevos conocimientos y su aplicación para la solución a problemas o interrogantes de carácter científicoteniendo como finalidad ampliar el conocimiento, sin perseguir en principio, ninguna aplicación práctica; mientras que la pedagogía epistemológicamente es definida como la ciencia que tiene como objeto de estudio la educación (en pocas palabras, «enseñar a los que enseñan»). Es una ciencia perteneciente al campo de las Ciencias Sociales y Humanas que se ocupa de la educación y la enseñanza en general.

    Entonces si la investigación proporciona al ser humano la posibilidad de indagar y construir conocimiento científico ósea crítico de una realidad dada en un contexto social sea, familiar, académico, económico o emocional, y la pedagogía educa a la persona en cuanto al conocimiento de sí mismo y su entorno, se puede entonces afirmar que una no se puede dar sin la otra, pues si la investigación se queda en su principio fundamental que es indagar para obtener información teórica, será inútil y tendrá apoyarse en la pedagogía para hacerse práctica, pasa lo mismo con la pedagogía si se queda con los conocimientos ya establecidos y no se investiga, cuestiona, para renovar ideas, facilitar, calificar sus procesos y ampliar perspectivas, será estática, metódica y descontextualizada.

    Teniendo en cuenta que PILE (proyecto institucional de lectura y escritura), es un proyecto que busca convertir la lectura y la escritura en una forma natural de interacción escolar en todos los estamentos, a través de acciones a corto, mediano y largo plazo. Es una manera de expresar lo que sentimos y es un espacio donde nos brindan herramientas en especial a los maestros en formación permitiendo que se obtengan estrategias frente a la escritura y la lectura.

    La Institución educativa es la responsable no sólo del aprendizaje del código escrito de los niños y jóvenes sino de su formación como lectores y escritores de todo tipo de textos, en todas las áreas del conocimiento, aportando así a nuevos saberes con los cuales se puede intervenir de manera significativa en las diversas interacciones que se tienen a diario, de esta manera se puede aportar para la transformación de la sociedad, interviniendo de manera pertinente y certera, reconociendo que la persona que más lee es un ser más instruido, competente, capacitado y educado debido a las capacidades desarrolladas en este proceso.

    Las habilidades del lenguaje le permiten al ser humano afianzar las relaciones interpersonales, la convivencia con los que se tiene alrededor, se obtienen avances académicos, que se va desarrollando durante todo su proceso de enseñanza aprendizaje desde su nacimiento el cual podrán aplicar en su vida universitaria y también en su vida como personas productivas dentro de una sociedad que cada día exige ser más cautelosos, competentes y observadores con todo lo que pasa a nuestro alrededor.

    La importancia de crear grupos de trabajo conformados tanto por docentes y estudiantes para organizar formas de llevar la información a la institución y a toda su comunidad y en cuanto al proyecto PILE cabe mencionar que es fundamental en una institución educativa abrir espacios propicios para planear actividades que permitan intervenir en los procesos lecto-escriturales de los estudiante teniendo como referencia el plan de estudios para el área de lengua castellana y el grado de escolaridad, sus interese académicos y sus necesidades.

    La invitación es promover procesos de comunicación e implementar métodos tan asertivos como la prensa escuela para contribuir a la calidad educativa en aspectos de lecto-escriturales de forma institucional, motivando a los estudiantes a intervenir significativamente en todos los ámbitos en los que se desenvuelven.

    Lina patricia Durango, anggie Valencia, Ubeimar Cadavid (maestros en formación de la Fundación Escuela Normal Superior “La Merced”)

    Página 2 de 2

    aula virtual

    galeria

    publicaciones

    juegos